se hace camino al andar…

Abrimos nuestras puertas hace unos pocos meses. Ilusionados, creativos e idealistas hemos comenzado nuestro camino y aún queda mucho por descubrir, aprender y camino que recorrer.

Pero, de vez en cuando, viene bien mirar hacía atrás para recordar de donde hemos partido, todo lo que hemos logrado y agradecer lo aprendido y las personas que han recorrido el camino con nosotros.

Una tarde de octubre de 2017 el proyecto „Flipo en Verde“ comenzó y de ahí fué cogiendo forma todos los días un poquito. Cambios y modificaciones son parte de la vida y así, la idea fué pasando por distintas metamorfosis, hasta llegar a ser lo que es hoy.

Yo „Yvonne“ me caracterizo, entre otras cosas, por mi impulsividad y ganas de aventura y así fué como me subí a una avión rumbo a Valencia, sin saber que me iba a esperar, pero con la certeza de que tenía que ser algo maravilloso.

Dicen que las personas que tienen la suerte de poder convertir su pasión en su trabajo, son muy afortunadas. Y así es.

Pero nunca hubiera llegado tan lejos, sin esas personas especiales, que hacen mi camino más colorido, que me apoyan y me escuchan y que nunca se separan de mi lado. Personas especiales, que me sacan una sonrisa todos los días y a los que quiero dar gracias de corazón.

Impaciente por saber que traerán los próximos meses, dejo que las imágenes hablen por sí solas….

GRACIAS!